Esta es una forma de decirle adiós a grandes títulos que nos dejarán pronto. Es triste, pero la vida es un maratón que no se detiene.